Sexualidad en la Vejez | Es Posible la Sexualidad en el Adulto Mayor?

Lee sobre los estudios de la sexualidad en la vejez. De este artículo sabrá si es posible la sexualidad en el adulto mayor? Y ¿cuál es la dependencia entre el bienestar y la sexualidad en personas mayores?

Más sexo puede mejorar años posteriores

Un estudio muestra que el disfrute de la vida está relacionado con las relaciones sexuales para los hombres, los besos y la conexión para las mujeres.

Según una investigación publicada online el 13 de diciembre de 2018, en la revista Sexual Medicine, la actividad sexual frecuente puede significar una vida más placentera para los adultos mayores. Tanto los hombres como las mujeres que tuvieron cualquier tipo de actividad sexual en el año anterior indicaron una mayor felicidad, que las personas que no lo hicieron. Sentirse emocionalmente cerca de la pareja durante el sexo también se correlacionó con una perspectiva más positiva para ambos sexos.

Sexualidad en la Vejez y Salud Emocional

Más evidencia de que la intimidad y la conexión son importantes para la salud emocional en la vejez

Estos resultados no son sorprendentes, dice Pelin Batur, profesor asociado de medicina en obstetricia y ginecología del Instituto de Salud de la Mujer en la Clínica Cleveland en Ohio, que no participó en la investigación. «Sabemos que la conexión y la intimidad son importantes para las personas en todas las etapas de la vida», dice el Dr. Batur. “Es importante recordar que las personas que están más sanas tienen más probabilidades de participar en actividades sexuales. Por lo tanto, esto puede ser el mejor estado de salud el que más contribuya al aumento de la satisfacción con la vida, en oposición a la actividad sexual en sí misma»,- dice ella.

Sexualidad en la Vejez y el Bienestar

Buscando un vínculo entre el bienestar y los problemas sexuales

El estudio se propuso investigar las posibles asociaciones entre la actividad sexual, los problemas y las inquietudes, y cómo esos factores podrían influir en el bienestar de los adultos mayores. Los investigadores observaron a 3,045 hombres y 3,834 mujeres que vivían en Inglaterra, cuyas edades oscilaban entre 50 y 89 años, con una edad promedio de 64 para hombres y 65 para mujeres. El 74% de los hombres y el 60% de las mujeres estaban casados o viviendo con una pareja, y el 95% de los participantes del estudio eran de raza blanca.

Besos frecuentes, contacto, clave para el bienestar de la mujer

Después de tener en cuenta los aspectos sociodemográficos y de salud, los investigadores encontraron que entre los hombres sexualmente activos, las relaciones sexuales frecuentes, así como los besos y las caricias frecuentes se relacionaban con un mayor disfrute de la vida. En el caso de las mujeres, los besos frecuentes, las caricias se relacionaban con un mayor disfrute de la vida, pero el coito frecuente no lo estaba. La masturbación frecuente no se asoció con un mayor disfrute de la vida en ninguno de los dos sexos. «Frecuente» se definió como dos o más episodios al mes.

¿Es la relación sexual más importante para el bienestar de los hombres que para las mujeres?

«El hallazgo más interesante para nosotros fue que entre los hombres sexualmente activos, las relaciones sexuales frecuentes o los besos, las caricias se asociaron con un mayor disfrute de la vida», dice Lee Smith, PhD, un epidemiólogo con experiencia en actividad física y medicina del ejercicio en Anglia Universidad de Ruskin en Cambridge, Inglaterra, y coautor del estudio. «Sin embargo, entre las mujeres sexualmente activas, los besos frecuentes o caricias se asociaron con un mayor disfrute de la vida, pero no con el coito», dice Smith. «Por lo tanto, parece que las relaciones sexuales pueden ser más importantes para los hombres que para las mujeres en términos de promover el bienestar, mientras que el disfrute de las mujeres está más estrechamente relacionado con otras actividades sexuales».

Sexualidad en la Vejez y el Tratamiento

Información sobre el tratamiento futuro de los problemas sexuales relacionados con la edad

Estos resultados podrían ayudar a mejorar la forma en que se desarrollan y miden los medicamentos para la salud sexual de las mujeres, dice Batur. “En el pasado, estos medicamentos se juzgaban según el aumento de la actividad sexual como resultado del uso de estos medicamentos. Si sólo hubo uno o dos actos sexuales adicionales a lo largo del mes, estos medicamentos se consideraron un fracaso», – dice ella.

Teniendo en cuenta el deseo, la satisfacción y los tratamientos futuros para la disfunción sexual

Estudios como este destacan que no es simplemente tener relaciones sexuales lo que contribuye al cumplimiento, dice Batur. “En el futuro, los medicamentos deben considerar el deseo sexual, la satisfacción, el dolor y otros dominios de la sexualidad que son importantes para las mujeres a la hora de juzgar si los posibles nuevos medicamentos son útiles. Los beneficios subjetivos de la calidad de vida para las mujeres son probablemente más importantes que la frecuencia con la que se produce la actividad sexual después del inicio de la medicación», – dice Batur.

El estudio encontró que los problemas sexuales, como la dificultad para tener una erección o el orgasmo, se asocian con una menor satisfacción con la vida. Las preocupaciones sobre la falta de deseo y la frecuencia de las relaciones sexuales también tenían una conexión negativa con el disfrute de la vida.

«Los profesionales de la salud deben reconocer que los adultos mayores no son asexuales y que una vida sexual frecuente y sin problemas en esta población está relacionada con un mejor bienestar», dijo el Dr. Smith en una declaración. «Sin embargo, el estímulo para probar nuevas posiciones y explorar diferentes tipos de actividades sexuales no se da regularmente a las poblaciones que envejecen», – agregó.

Es difícil hacer generalizaciones sobre ambos sexos a partir de los resultados de la encuesta, dice Batur. «Lo que sí sabemos, es que la sexualidad es diferente para cada persona y puede variar a lo largo de la vida para bien o para mal, según las circunstancias», dice. “Cada persona que vemos en la oficina tiene su propia historia de lo que está buscando en la vida y lo que la hace feliz. Un punto clave, en el que todos podemos estar de acuerdo, es que cuanto más sana es una persona, más probable es que busque relaciones satisfactorias, incluidas las sexuales», – dice Batur.

Promover el bienestar general en la vida posterior es una prioridad de salud pública, dijo Sarah Jackson, PhD, investigadora principal del Instituto de Epidemiología y Salud de la University College London en Inglaterra, y coautora del estudio. «Sabemos que el bienestar psicológico está intrínsecamente relacionado con la salud física y a medida que la población continúa envejeciendo, la carga sobre los servicios de salud aumenta», dijo en un comunicado. El Dr. Jackson dijo que alentar y apoyar a las personas para que sigan disfrutando de una vida sexual saludable en la vejez podría tener beneficios tanto para la salud del individuo como para la sostenibilidad de los servicios de salud y la sexualudad en la vejez.